¿En qué consiste una sesión de la Terapia Biodinámica Craneosacral?

Durante la sesión, se lleva a cabo una historia clínica sobre el estado de salud, estilo de vida y antecedentes. Posteriormente, se lleva a cabo la segunda parte de la sesión que se desarrolla con la persona cómodamente vestida y tumbada sobre una camilla.

Durante la sesión, el terapeuta realiza contactos ligeros en diferentes zonas del cuerpo (algunas de las más habituales son la cabeza, la columna, el sacro o los pies). Durante estos contactos, el terapeuta escucha a la persona, al cuerpo y sus ritmos y movimientos internos, así como tensiones, dolores y emociones que puedan surgir.

Al mismo tiempo, se invita a la persona a poner conciencia en su cuerpo y sus sensaciones. Ser parte activa del proceso terapéutico es una de las características de la terapia biodinámica craneosacral.

La terapia biodinámica craneosacral tiene una visión integral del ser humano como unión de cuerpo, mente y emociones. Esta terapia ayuda a la persona a relajarse profundamente, equilibrarse y armonizarse. Es habitual que se relaje profundamente durante la sesión y que, al finalizar, la persona tenga una sensación de profunda calma, conexión consigo misma, bienestar y profunda relajación.

Cada sesión es única, de acuerdo con las necesidades y las circunstancias del momento. Se trata de una terapia muy flexible que se adapta a lo que el cuerpo expresa en ese momento, a lo que la persona sienta.