Masaje Facial Japonés

El Masaje Facial Japonés o KO BI DO (Antiguo Camino de la Belleza) tiene su origen en Japón, donde los guerreros conocidos como samuráis recibían este masaje después de las batallas para relajarse y calmar su mente. La emperatriz se fijó en el resultado de su aspecto después de recibirlo y quiso probar el tratamiento dejándolo casi para uso exclusivo de la realeza.

Este tratamiento es una técnica de masaje no invasiva que se aplica en la cara y en el cuello y está indicado para todo tipo de pieles.

Después de la sesión de 60 min., la persona puede comprobar cómo la piel está más fresca y suave y su mente más relajada y serena.

Los beneficios de esta técnica se producen tanto a nivel externo de la piel como interno en la salud:

  • Estimulación de las proteínas de la piel (elastina y colágeno) aportando un aspecto de juventud y frescura.
  • Aumento de la circulación sanguínea dando luminosidad al rostro y mejorando las arrugas y las líneas de expresión.
  • Tonificación profunda reafirmando el óvalo facial
  • Relajación de los músculos faciales.
  • Eliminación de las toxinas mediante su movilización hacia el sistema linfático así como de las células muertas