Preguntas frecuentes

¿Es lo mismo un masaje que una sesión de Shiatsu?

No. El Shiatsu y el masaje se diferencian en muchos aspectos. El Shiatsu se realiza con la persona totalmente vestida y no se utilizan aceites o cremas. Las técnicas de presión del Shiatsu se llevan a cabo siguiendo el recorrido de los canales de energía (meridianos) y en puntos energéticos, sintiendo su efecto en todo el cuerpo. El  masaje se centra en los músculos, tendones, etc. y tiene un efecto más focalizado. Aunque ambos tienen alguna técnica en común como, por ejemplo, el amasamiento, las sensaciones percibidas son muy diferentes.

¿En qué consiste el Shiatsu?

El Shiatsu tiene sus raíces en la medicina tradicional oriental combinado con la sicología y la fisiología occidentales.

El cuerpo está recorrido por canales (meridianos) por los que discurre la energía (KI). Por diversas razones, se pueden producir desarmonías del KI traduciéndose en enfermedades físicas o desequilibrios emocionales o mentales.

Mediante la manipulación de los meridianos, sobre todo, a través de presiones con los pulgares y las palmas de las manos, el terapeuta trata el cuerpo físico. El tratamiento en Shiatsu no solo comprende la zona afectada sino que abarca todo el cuerpo así como también las emociones y la mente del receptor puesto que éste es considerado como un UNIDAD.

En Japón es una terapia cubierta por la Seguridad Social y en países europeos como Suiza, Inglaterra, Francia o Bélgica está incluida dentro de los servicios ofrecidos por empresas privadas de seguros.

¿Cómo se hace el diagnóstico/valoración del receptor?

El terapeuta realiza una serie de preguntas al cliente sobre su salud general, su estilo de vida y su salud actual y realiza una palpación suave del abdomen (Hara). La escucha, la observación, la palpación del Hara y las respuestas del receptor proporcionan la información necesaria para obtener el diagnóstico de su estado energético y así aplicar el tratamiento más adecuado para cada persona.

¿Puede el Shiatsu “curar”?

El Ministerio de Sanidad de Japón define el Shiatsu como:

Tratamiento que, aplicando unas presiones con los dedos y las palmas de las manos, sobre determinados puntos, corrige irregularidades, mantiene y mejora la salud, contribuye a aliviar ciertas enfermedades (molestias, dolores, estrés, trastornos nerviosos, etc.) activando así mismo la capacidad de autocuración del cuerpo humano. No tiene efectos secundarios.”

Es decir, el Shiatsu no cura sino que ayuda a poner en marcha el sistema de autocuración que todos poseemos al actuar sobre la energía (KI) que fluye por todo el cuerpo. El terapeuta acompaña y apoya al receptor mediante las técnicas de Shiatsu y sus conocimientos en los procesos que esté atravesando. 

¿Puede el Shiatsu ayudar a tratar síntomas o enfermedades concretas?

Cada persona responde al tratamiento de forma diferente ya que depende de su propia capacidad curativa, no obstante, el Shiatsu es muy beneficioso para aliviar muchos síntomas y la mayoría de las personas sentirá resultados positivos.

Todas las enfermedades son tratables por el Shiatsu con las debidas precauciones dependiendo de su gravedad. No obstante, no es conveniente recibir una sesión de Shiatsu cuando existe fiebre o febrícula.

¿En qué malestares comunes puede ayudar el Shiatsu?

Trastornos digestivos, estreñimiento, diarrea; Tensión muscular, dolor de espalda, dolor de cuello; Problemas de sueño, estrés, ansiedad; Falta de vitalidad, falta de motivación; Trastornos menstruales, menopausia; Problemas respiratorios …

Para recibir Shiatsu ¿Es necesario estar enfermo/a?

Para el Shiatsu, las enfermedades físicas y los problemas emocionales y mentales son una manifestación de una desarmonía en la energía de nuestro cuerpo, es decir, el KI se ha obstruido o existe una insuficiencia o un exceso de éste.

Y, aunque el Shiatsu puede aliviar los síntomas de la gran mayoría de las enfermedades y dar apoyo en periodos de recuperación, es importante prevenir estos desequilibrios de energía y, para ello, es muy aconsejable recibir Shiatsu cuando la persona está sana como método de prevención, para relajarse y mantener un buen estado de salud.

¿Cualquier persona puede recibir Shiatsu?

El tratamiento se adapta a cada persona por lo que podría decirse que existe un Shiatsu para cada edad, sexo y actividad. No tiene efectos secundarios.

  • Shiatsu para niños. Los niños responden muy bien a este tipo de terapias. Al estimular el sistema nervioso central, mejora su concentración, les calma y favorece su sueño. Mejora su desarrollo evolutivo fortaleciendo su cuerpo. El Shiatsu no sustituye la consulta del pediatra.
  • Shiatsu para adultos. Ayuda a mejorar y mantener su estado de salud.
  • Shiatsu para 3ª edad / ancianos. Mantiene la flexibilidad muscular y la fluidez de movimientos.

Estoy embarazada ¿Puedo recibir Shiatsu?

Sí. El Shiatsu es una terapia no invasiva que puedes disfrutar durante todo el embarazo. No obstante, para mayor seguridad, se suele recomendar a partir del tercer mes.

El Shiatsu puede ayudarte a llevar un embarazo más saludable y a aliviar las molestias típicas del embarazo (naúseas, dolores de espalda, edemas, etc.). Puede proporcionar una gran sensación de apoyo durante el embarazo y te ayuda a conectar con tus necesidades y emociones así como con tu hijo. También, es muy aconsejable para afrontar el parto y el postparto.

Estoy tomando medicación ¿Puedo recibir Shiatsu?

En general, no hay ningún inconveniente. Es muy importante que le comuniques al terapeuta los medicamentos que tomas y cuál es la causa. El Shiatsu es una terapia complementaria, es decir, no sustituye ningún tratamiento ni diagnóstico médico y será siempre el médico quien ha de indicar la medicación así como su interrupción.

Una sesión de Shiatsu ¿Dónde y cómo se realiza?

El Shiatsu se realiza sobre un futón en el suelo y con ropa cómoda y holgada (te podrás cambiar en el centro). El tratamiento se puede realizar en diferentes posturas: boca arriba, boca abajo, sobre ambos lados, según la terapia a aplicar y según las necesidades del receptor. Se busca la máxima comodidad del cliente usando mantas y cojines para darle el mayor apoyo en las distintas posturas.

Durante la sesión no se utiliza ningún aparato mecánico ni se administra ninguna clase de medicina. Las herramientas del terapeuta son sus manos

Antes de la sesión de Shiatsu ¿Qué he de tener en cuenta?

Debes traer ropa cómoda: Pantalones largos anchos, camiseta de manga larga y calcetines. Si es posible de algodón.

Es recomendable no hacer una comida abundante un par de horas antes de una sesión de Shiatsu ni haber consumido alcohol ni ninguna sustancia estimulante.

¿El Shiatsu duele?

El contacto que se utiliza suele ser suave, placentero y no invasivo.

No obstante, en el Shiatsu existen diferentes técnicas de contacto que se usan, según el objetivo que se desea conseguir con cada persona. A veces, algún meridiano o punto puede estar más sensible o doloroso aunque el contacto sea suave. En el Shiatsu, el dolor se interpreta como indicador de alguna anomalía y es una respuesta del organismo cuando existe cualquier desequilibrio orgánico. Con el Shiatsu lo que se hace es atender a lo que está diciendo el dolor.

Aunque la mayoría de las veces suele ser un dolorplacentero”, es importante indicarle al terapeuta cuando te sientes incómodo para poder adecuar el tratamiento a tus necesidades.

Durante la sesión ¿Qué se siente?

Cada persona es diferente y reacciona de forma distinta, e, incluso, una misma persona tiene sensaciones diferentes según el día. Cada sesión es única.

Unas personas comentan que han desconectado, han sentido paz, se han relajado e, incluso, se han dormido aunque sea unos minutos. Otras personas han tomado más conciencia de su cuerpo, de molestias de las cuales no eran conscientes. También, comentan que han sentido como hormigueos por brazos y piernas….

Para saber lo que se siente, lo mejor es probarlo.

Y después de la sesión ¿Cuáles son las sensaciones más comunes?

Como ya he comentado, cada persona es distinta y las sesiones son únicas. No obstante, se suele tener una sensación de calma y relax que puede durar varias horas o varios días; al relajarse el sistema nervioso, se permite que el cuerpo y la mente descansen y se alcance un sueño profundo; se alivian las molestias y aumenta la vitalidad. No obstante, los efectos también dependen del grado de implicación de cada receptor.

Para mantener este estado, es conveniente no realizar actividades físicas fuertes, justo después de la sesión. También, es muy aconsejable beber bastante agua para ayudar al cuerpo a eliminar las toxinas que se han movilizado durante la sesión. En determinados tratamientos, se puede producir una “reacción curativa” y sentirse cansado, con sueño o ciertas molestias. Esta reacción significa que el cuerpo está trabajando en su curación, sin embargo, no suele durar más de un día.

¿Sentiré una mejoría inmediata?

Depende de cada persona y del tipo de malestar (crónico o puntual). Los efectos pueden sentirse en las siguientes horas o en los próximos días. Sin embargo, el bienestar se suele sentir de forma inmediata.

¿Cuántas sesiones necesitaré?

Depende de cada persona y del tipo de dolencia. Al principio, es conveniente tener sesiones semanales hasta que la persona vaya sintiendo la mejoría. Una vez que esto ocurre, las sesiones se pueden ir espaciando en el tiempo.

Con el fin de mantener el equilibrio energético, es aconsejable una sesión al mes.

No obstante, esto lo irán tratando el terapeuta y el cliente.

¿Voy a tener que cambiar mi estilo de vida?

Si tu dolencia viene motivada por unos hábitos poco saludables, el terapeuta de Shiatsu podrá realizar recomendaciones para que el malestar pueda mejorar pero, ante todo, el terapeuta respetará la forma de vida elegida por ti. Tú eres libre de seguir o no dichas recomendaciones.

No obstante, uno de los efectos de un tratamiento continuado de Shiatsu es la toma de conciencia de uno mismo, de su cuerpo, mente y emociones y eso puede provocar que vayas cambiando hábitos y comportamientos y te sientas más centrado e implicado en tu vida y en tus propósitos.